3132148595 -Linea de atención nacional 018000187430 info@ladoinsa.co

¿Cómo evitar la contaminación cruzada?

Contaminación cruzada

¿Haz escuchado hablar de la contaminación cruzada? probablemente no, sobre todo si no trabajas en un restaurante o estas encargado de la limpieza o mantenimiento de una oficina. Pues este tema, desconocido para la mayoría de nosotros, es primordial ya que si no se toman las medidas de higiene correctas puede desencadenarse una serie de enfermedades o infecciones.

Diariamente la cocina está expuesta diferentes bacterias y microorganismos que parecieran no representar ningún peligro pero lo cierto es que sin la adecuada manipulación e higiene de puede poner en riesgo la salud de los clientes, afectando de paso la reputación de tu restaurante o negocio.

Es por esta razón que la higiene en la cocina juega un papel preponderante. La contaminación cruzada es entonces la transmisión de microbios patógenos de alimentos contaminados, por lo general crudos o sin lavar, a otros alimentos totalmente limpios. Esto da como resultado lo que comúnmente conocemos como intoxicación alimentaria.

La causa de esta contaminación, normalmente se da de manera no intencionada, pues son los utensilios de cocina los que transmiten las bacterias cuando son manipulados o cuando un alimento no contaminado entra en contacto con uno que si lo esta. En otros casos, sucede por descuido y al no higienizar de forma correcta, con los protocolos e implementos adecuados para la limpieza de las superficies y utensilios.

Así entonces, se diferencia dos tipos de contaminación cruzada; directa o indirecta. El primer tipo se da cuando, por ejemplo mezclamos un tomate en mal estado con una lechuga o cualquier otro ingrediente de una ensalada. En el segundo caso, el agente contaminante se transfiere de un alimento a otro a través de algún elemento, como las manos, cuchillos, tablas o cualquier equipo de cocina.

En resumen, son varios los factores que participan en la contaminación de los alimentos, desde la cocción de la comida, la higiene de los utensilios y del personal, hasta cómo está almacenado el producto influyen en la salubridad de los mismos. ¿Cómo podemos controlar o evitar esto?

De lo muchos consejos que hay para evitar la contaminación cruzada, es importante separar los productos. El primer paso es mantener los productos químicos de limpieza y desinfección separados de los alimentos. A la hora de higienizar los utensilios de cocina debemos procurar fregarlos adecuadamente y nunca mezclar alimentos cocinados con crudos.  

¿Qué sucede en otros ámbitos?

De una manera más coloquial podemos definir a la contaminación cruzada como la transferencia de bacterias o gérmenes de un lugar a otro, por lo que esta no solo afecta a la industria de la alimentación, pues los lugares más propensos a sufrir de esta contaminación son los espacios públicos.

Si tenemos que hablar de un lugar en específico el baño público es el lugar perfecto para el crecimiento y desarrollo de gérmenes y bacterias, pues es allí donde hay una gran afluencia de personas, cada una con sus diferentes necesidades corporales y hay varios puntos de contactos que pueden potencializar la contaminación cruzada.

Desde la chapa de la puerta, los dispensadores de papel o jabón, grifos hasta el asiento del inodoro están cubiertos de bacterias que viajan de un lado a otro. De ahí que la limpieza en este lugar resulte tan importante, pues sólo a través de la buena higienización y la aplicación de políticas de limpieza podremos evitar infecciones o enfermedades causadas por la transferencia de microorganismos.

¿Dónde se presentan más bacterias?

Según un estudio de Elliott Affiliates, consultora que trabaja con jefes de mantenimiento, la parte del baño que más gérmenes tiene es el lavamanos, incluyendo la grifería. Esto se debe a que la humedad de estas superficies mantiene a los microorganismos vivos. Los grifos con sensores de movimiento o utilizar una toalla de papel para abrir los grifos ayuda a combatir este problema.

Algo en lo que muchas personas creían era que el asiento del inodoro era la superficie más contaminada del baño, pero el estudio arrojó que esto no es así. Incluso hay más contaminación en los parques infantiles que en el asiento del baño.

Por otro lado, cabe destacar que cada vez que un inodoro se vacía se produce una brisa o brisa de inodoro la cual puede transportar una gran cantidad de gérmenes ayudando a la contaminación cruzada en el baño. Esta brisa dependerá del tipo de baño, la presión del agua y la antigüedad del inodoro, pues entre más viejo mayor será la brisa.

Ya que sabemos las superficies más contaminadas de un baño, debemos  enfatizar las tareas de limpieza en estas áreas. Además de esto, el personal encargado de la limpieza esté completamente capacitado y entrenado para evitar la contaminación cruzada.

Teniendo en cuenta lo anterior y si tienes algún negocio tipo cafetería en el que se manipula alimentos o simplemente tienes contratada una empresa que se encarga de la limpieza de la oficina, asegurate que dicha compañía tenga en consideración todo el tema de contaminación cruzada tanto en baños como en alimentos para evitar enfermedades o infecciones.

En Ladoinsa, además del servicio de limpieza, podrás contratar el servicio de atención y servicio de cafetería el cual es realizado con personal calificado y certificado en la manipulación de alimentos. Para mayor información ingresa a: www.ladoinsa.com.

Share This